Buscar

BACO & LIFE STYLE

Vino y muchos mundos cercanos…

Anthony Bourdain, parte de mi vida enogastronómico-viajera, eligió irse…

Durante años sus programas fueron parte importante de mi vida televisiva.

Histriónico, exagerado, sin límites, sensibilizado con los más desfavorecidos. Máquina de decir tacos. Bebedor compulsivo. Comedor sin límites. Todo en aras de ser un comunicador único. Recuerdo muchos de sus programas al escribir estas líneas mientras escucho mi sempiterna música( https://open.spotify.com/track/2dFGgOkgFkI0RrgQh0MAlW?si=I6TMVx2tQPmEhsOhqad8iA). Allá va. Una orgía gastronómica en torno a la matanza de un cerdo en Louisiana. Otro figurando estar solo y abandonado en Nochebuena (y en New York!). En Brasil, en Singapur… Discutía con alguien durante estos años su descarnada lengua. Su desmedido placer por la Gastronomía, por la vida. Un poco más desapareció de esos años al irse él. Y hoy, en un día particularmente duro de reacomodaciones y limpieza me ha JODIDO su muerte. Sin ‘pitido’ ese taco en homenaje a cómo le censuraban sus continuos exabruptos en la televisión norteamericana. Se me borra parte de mi pasado pero él sigue ahí, haciendo lo que quería y haciéndome sentir vivo con cada programa. Hay que ser siempre un poco Bourdain

“Now more than ever, the world needs the message that was at the heart of Bourdain’s work: we have nothing to fear from one another, that we are all connected by our love for food, drink, conversation, and our hope to live in peace and happiness”

https://www.fodors.com/news/news/anthony-bourdain-patron-saint-of-travelers-well-miss-you

Anuncios

“BINKBEATS – Iniquity” o cuando la música crea magia.

Música que te transporta a mundos oníricos. No recuerdo nada igual. Pureza absoluta.

Los recuerdos que ayudan en el día a día.

Cada vez que un ser vacío se me cruza en el camino me viene a la mente este texto del escritor Octavio Paz. Recuerdos donde refugiarte, donde coger nuevos impulsos para el día a día,… hasta el siguiente espécimen!.

PD. Me gusta madrugar el domingo. Son momentos proclives a dejar la mente vagar! 😊. Buenos días!

“¿Cuando se rompió el encanto?

El mundo era ilimitado y, no obstante, siempre al alcance de la mano; el tiempo era una substancia maleable y un presente sin fisuras.

El sentimiento de separación se confunde con mis recuerdos más antiguos y confusos: con el primer llanto, con el primer miedo. Como todos los niños, construí puentes imaginarios y afectivos que me unían al mundo y a los otros. Vivía en un pueblo de las afueras de la ciudad de México, en una vieja casa ruinosa con un jardín selvático y una gran habitación llena de libros. Primeros juegos, primeros aprendizajes. El jardín se convirtió en el centro del mundo y la biblioteca en caverna encantada. Leía y jugaba con mis primos y mis compañeros de escuela. Había una higuera, templo vegetal, cuatro pinos, tres fresnos, un huele-de-noche, un granado, herbazales, plantas espinosas que producían rozaduras moradas. Muros de adobe. El tiempo era elástico; el espacio, giratorio. Mejor dicho: todos los tiempos, reales o imaginarios, eran ahora mismo; el espacio, a su vez, se transformaba sin cesar: allá era aquí: todo era aquí: un valle, una montaña, un país lejano, el patio de los vecinos. Los libros de estampas, particularmente los de historia, hojeados con avidez, nos proveían de imágenes: desiertos y selvas, palacios y cabañas, guerreros y princesas, mendigos y monarcas. Naufragamos con Simbad y con Robinson, nos batimos con Artagnan, tomamos Valencia con el Cid. ¡Cómo me hubiera gustado quedarme para siempre en la isla de Calipso! En verano la higuera mecía todas sus ramas verdes como si fuesen las velas de una carabela o de un barco pirata; desde su alto mástil, batido por el viento, descubrí islas y continentes – tierras que apenas se desvanecían. El mundo era ilimitado y, no obstante, siempre al alcance de la mano; el tiempo era una substancia maleable y un presente sin fisuras.”
Octavio Paz

Photo by by Norman Parkinson

A raíz de la primera #ISW “Supramarcas de vinos, ¿venden luego existen?”

Todo ocurre en su momento, todo cobra un sentido final. Esta ‘ayuda’ filosofal me viene a la mente mientras descubro a un Chet Baker sublime en italiano sonando en mis cascos. (https://open.spotify.com/track/4mJaCtUW9OsHsJ9eD8xmNL?si=arrV0Ra5QM6rwDfd99Shpw)

Mi buena amiga y muchas veces confidente, Maite Corsín, estuvo en la primera feria de vinos artesanales, de vinos con alma o como nos guste adjetivar este tipo de vinos. Pues bien, todavía analizando todo lo vivido y ya con nuevos senderos por donde discurrir, aparece Maite en el momento justo para mí. Después de un esfuerzo ímprobo por parte de un gran equipo de profesionales para crear en poco más de 30 días este gran evento del cual particularmente estoy muy contento, surgen preguntas que Maite ayuda a vislumbrar sus respuestas. Siempre que alcanzo una meta, un objetivo, disfruto de unos instantes de ello pero rápidamente viene el siguiente paso. Y con esta feria y el devenir de Indie Spanish Wines surgen varios caminos por donde transitar. Ahora toca elegir y rodearse del mejor equipo posible y hacer más grande este camino de los ‘vinos utópicos‘ (ya explicaré este término en su momento!).

Y como decía, Maite fue providencial con su artículo en medio de este brainstorming huracanado de estos días posteriores a la feria.

Allá vamos a diseccionarlo. Hablando de estos viñadores.

{Paisaje no les falta ni grandes historias personales, algunas de guión de libro, uvas autóctonas, vicisitudes, superación, corazón aprendizaje, caídas y hazañas, pero ahora necesitan nuevos modelos de rentabilidad para vender más y ser reconocidos entre los amantes de la agricultura de valor y el creciente círculo de ‘wine lovers’, deseosos de conectar y comprar estos “estilos de vid o estilos de vida”. Los anglosajones los acuñan como viñadores con “green style”.}

Me encanta una palabra. Monetizar. Hay que convertir la feria, este maravilloso movimiento que hay detrás, en algo que permita vivir dignamente. Es triste a estas alturas hablar de temas pecuniarios pero hay muchos que no lo entienden todavía refugiándose en lugares cuanto menos extraños.

Seguimos con el artículo. Muchas ferias surgen con una como la madre de todas ellas. El Raw londinense (extendido a otras ciudades ya!) de la Master of Wine francesa, Isabelle Legeron.

Es más que nada un movimiento y un credo que está haciendo mella para impulsar otros negocios. Y vamos a esto: ¿pueden ser estas supramarcas un negocio rentable?

Volvemos a monetizar! Muchas ferias, algunos egos en el sentido del “Yo lo inventé!!!”. Entonces, puede ser un negocio este entrañable mundo ‘verde’? Yo estoy convencido siempre que tengamos claras unas premisas. Nos jugamos mucho. Nos jugamos la existencia de grandes vinos y más allá, de una defensa de una filosofía más armónica con el entorno, y esto es vital. Sencillamente.

Veamos lo que dice Rafael del Rey, director del Observatorio del Vino. Éste las contempla a estas supramarcas “como un enorme reto y competencia para las denominaciones de origen debido a su flexibilidad, libertad y posibilidad de incorporar nuevas ideas y vinos irreverentes. ‘En el fondo, ante la imposibilidad de hacer una Marca España coherente debido al peso económico y marketiniano de las grandes bodegas, estas marcas globales son la mejor representación de nuestros vinos más actuales en el mundo, ya sean de viñadores, naturales o de paisaje’.

No es estimulante leer ésto? No ilusiona ver que algunos estamos en un camino excitante? Pero ya empiezan los egos rancios a buscar protagonismo en vez de avanzar todos a una. Por lo visto es parte de nuestro carácter ibérico.

Y Maite da en la diana.

Por eso queremos ayudar a detectar esas anomalías de estrategia y algunas deficiencias en estas marcas que hemos asociado a una escasa conciencia de ser marcas comerciales (después vendrá la poesía)”.

Identificación en medio de la jungla. Labor importante.

Los vinos, debido a su enorme diversidad en suelos, climas, regiones, cupajes y sabores necesitan una marca sí o sí aunque algunas lleven el nombre de su autor, que esto es otra marca“.

Hay un vídeo de un vodka muy ilustrativo del camino del que habla Maite. Y luego comparte unos consejos a todos los que estamos con estas ‘supramarcas’. Seis en concreto.

1)El cliente debe ser el centro de atención de estas marcas compartiendo una sola historia, una sola idea, una misma propuesta de valor, una sola imagen, y un mismo concepto de vino.

2)Hace falta un líder. Frente a los egos y tiranteces por compartir importadores o recetas, debemos dar prioridad a la diferenciación de la marca única“.

Tradicionalmente una marca con potencial tiene una bandera, un busque insignia”. Algunos no lo entienden. Los egos… Siempre el mismo invitado!

Qué lastre más inútil!

Y me encanta cómo acaba este punto: “Debemos tener en cuenta que siempre hay figuras que matan la idea en el grupo, pero que la mecha sigue encendida gracias a los motivadores y los visionarios”

3)… Además de ferias y catas deben la marca debe cambiar mentalidades para “comunicar todo el año” porque necesitan ser portavoces de esa nueva fislosofía, crear nuevos eventos con este sentido, o generar nuevas noticias.

4)Coherencia en todas las redes

Si no hay una historia común, la crearán otros y esto es un peligro hacia el lado de la subjetividad.

5)El estilo. Nuestra imagen.

Cuanto más sensorial, simple y accesible mejor. Esta imagen, nuestra forma de estar en el mundo y comunicar es la que nos recordará en nuestras catas, en las relaciones y protocolos con vendedores, nuestros mensajes o entrevistas y debates en redes“.

6)El desarrollo de una marca es dificílmente medible hasta que el comprador no identifique claramente el estilo de vinos, la imagen, la historia, la calidad o sus precios“.

Genial, incisiva, Maite Corsín. Artículo necesario. Siempre aprendiendo de alguien como ella.

Es hora de innovar, y esto no es utópico. Es poner en práctica la primera idea desde el presente que ya llevamos trabajado. Pero mirando al futuro. No podemos escondernos detrás del negocio y ya es hora de encarar que la innovación y la creatividad sólo viene fruto de vivir la diversidad y el grupo“.

En ello estamos algunos.

https://www.movingwines.es/supramarcas-de-vinos/

El tapón será de rosca o no será o cómo salvar al vino de su desaparición. Tal cual.

Vengo de un fin de semana duro, intenso y enriquecedor con motivo de la celebración de mi primera feria, de vinos. La primera Indie Spanish Wines Fair. Trabajo intenso junto a mis compañeros de evento. Todavía de resaca, física y emocional. Y mucho lo aprendido de la gente. Y ayer, más cata!. Llegué a casa y la gota la puso el artículo de mi querido Jesús Terrés. Siempre claro, directo, sin ambages. Me gustaría poder tener esa libertad que él usa para escribir y yo sólo tengo para hablar!. El vino, su gente, su historia, sus pasajes son algo más que maravilloso. Enriquecedor. El placer de beber vino honrado, honesto, con alma, artesanal, natural, biodinámico, respetuoso, de pequeña producción, etc. Perdón por si me dejo algún adjetivo más para definir el vino que me gusta! Lo digo por los talibanes de ambos lados, aunque para ser sincero, hasta la fecha me los he encontrado sólo de uno, todo sea dicho. Decía que el placer de beber buen vino es de lo mejor de nuestra vida. Pero sin que nos compliquen ese momento, atávico diría yo, de coger una copa de vino en nuestra mano. Yo cada día sé menos de vino. En general, de nada. Pero me gusta esa sensación de aprendizaje contínuo! En este caso Jesús habla del tapón. Se puede extender a muchos más temas. Eso seguro.

«El vino se muere (como Fantasía en La Historia Interminable) y es que el sector se hunde lenta e irremediablemente pero no sabemos, o peor, no queremos verlo. Y uno de los grandes tópicos que —desde mi punto de vista— está matando este universo bellísimo de colores, aromas y viñedos imposibles es todo ese presunto ‘ritual’ que debe acompañar el consumo de una botella.»

Conozco un ejército de estos. Y huyo… Me hago mayor.

PD. La foto es de un grande. Un gran viñador de Requena y Utiel. Libre y hacedor de vinos para disfrutar, para emocionar. Sin complejos. Juan Piqueras. Y esa foto que me mandó es de la noche post-feria me dice mucho( y bueno!) de lo que se vivió ese día, de su gente. Gente que hace maravillosamente fácil el mundo del vino… Pero con mucho trabajo.
http://www.traveler.es/gastronomia/articulos/en-defensa-del-tapon-de-rosca/12602

MERECE LA PENA EL ESFUERZO…

Domingo. Siempre me han gustado. Su sensación. Su paz generadora de momentos de intimidad con lo más interno. Y en éstos, vienen a tu encuentro pensamientos liberadores, textos donde buscar cobijo…

“Encargo
Id, canciones mías, al solitario y al insatisfecho,
id también al desquiciado, al esclavo de las
convenciones,
llevadles mi desprecio hacia sus opresores.
Id como una ola gigante de agua fría,
llevad mi desprecio por los opresores.
Hablad contra la opresión inconsciente,
hablad contra la tiranía de los que no tienen
imaginación,
hablad contra las ataduras,
id a la burguesa que se está muriendo de tedio,
id a las mujeres de los barrios residenciales,
id a las repugnantemente casadas,
id a aquellas cuyo fracaso está oculto,
id a las emparejadas sin fortuna,
id a la esposa comprada,
id a la mujer comprometida.
Id a los que tienen una lujuria exquisita,
id a aquellos cuyos deseos exquisitos son frustrados,
id como una plaga contra el aburrimiento del
mundo;
id con vuestro filo contra esto,
reforzad los sutiles cordones,
traed confianza a las algas y tentáculos del alma.
Id de manera amistosa,
id con palabras sinceras.
Ansiad el hallazgo de males nuevos y de un nuevo
bien,
oponeos a todas las formas de opresión.
Id a quienes la mediana edad ha engordado,
a los que han perdido el interés.
Id a los adolescentes a quienes les asfixia la familia…
¡Oh, qué asqueroso resulta
ver tres generaciones reunidas bajo un mismo techo!
Es como un árbol viejo con retoños
y con algunas ramas podridas y cayéndose.
Salid y desafiad la opinión,
Id contra este cautiverio vegetal de la sangre.
Id contra todas las clases de manos muertas”
Ezra Pound

Sorprendente? Vinos y tapas? Pues sí. “To-Bar”

Conoces la trayectoria de l propietario hace muchos años. Una persona de una nobleza que impacta por lo poco habitual, José. Varios negocios de éxito en hostelería pero hace poco más de un año me lo encuentro casualmente y me comenta que le ronda ‘algo’ por la cabeza. Algo ‘divertido‘ fue su adjetivo. ‘Tapas y vinos‘ era su máxima. Un sitio pequeño, acogedor. Con productos de la tierra y con vinos artesanales, mimados al igual que el producto. Probó esa tipología de vinos, vinos de pequeña producción con mucho respeto en todos los procesos, y se rindió ante ellos, ante lo que ofrecían. Y ayer fue el día. Un lunes cualquiera, en la calle Quintana alicantina, fue el momento. ‘Cualquiera’? Ni mucho menos. Cuando él y su mujer(parte vital, importantísima en esta aventura) han considerado que el rodaje era el óptimo. Respira autenticidad el lugar nada más asomarte. La carta, las sonrisa, decoración, vinos… Todo encaminado al placer enogastronómico. Todo directo a los sentidos. Todo preparado para emocionar con buenas tapas, con buenos vinos. Y ayer lo consiguieron en su primer día. Sorprendente. Salimos ‘sonriendo’, y eso es muy bonito, muy importante.

La humildad lo es todo. Gorka Mauleón y sus riojas del alma.

Otro día que sirvió para llenar nuestra ‘alma’ de buena gente, de buenos vinos. Otro día más, un joven, muy joven, que apoya los vinos con alma, los vinos artesanales. Hablamos de Roberto Madrona y su Rozely Coffee & Wines Y lo hace en un ambiente a veces hostil por su juventud. Suele ocurrir cuando alguien quiere discurrir por caminos poco transitados.

Centrándonos en el pasado lunes, tuvimos el placer de disfrutar de Gorka Mauleón y su forma de entender la Rioja.

Un informático reconvertido en bodeguero junto a su mujer Itxaso para suerte de todos los que amamos los vinos hechos con el corazón.

El local, lleno como cada cata de Indie Spanish Wines que organiza Roberto, pionero, pese a su juventud como decía, en estos vinos. Gente ávida de nuevas sensaciones, gente abierta a nuevas experiencias sensoriales en torno a Baco. Y ésto es algo muy bonito, muy enriquecedor.

Cuatro fueron los vinos de los que disfrutamos. Contó el cambio que supuso en sus vidas el mundo del vino. Abandonar un sueldo todos los meses para embarcarse en esta aventura con los viñedos familiares de la Rioja alavesa. Poco más que un almacén es su bodega. Se formó, se rodeó de grandes personajes del vino a todos los niveles. Y de ahí empezaron a surgir unos vinos únicos, deliciosamente únicos. Empezamos con un maceración carbónica ‘diferente’. Un vino como los de antes. Fresco, jovial, alegre. Para beber y disfrutar con los amigos. Cada copa pide la siguiente. Un vino al que la palabra ‘de diario’ le va como anillo al dedo! ☺.

El único blanco de la tarde, una Malvasía riojana absolutamente deliciosa. Que tristeza el arranque indiscriminado de tantas y tantas variedades autóctonas! Este vino sorprende, provoca sonrisas. Es un vino que llamaríamos ‘feliz’. Las caras, los comentarios de los asistentes… Estábamos ya entregados absolutamente a Gorka!

Un tinto con la madera ya perfectamente integrada, el Malaspiedras. Tempranillo con una cepa(una!) de garnacha!. Por cierto, otra uva arrancada sin piedad durante años. Esta añada es algo espectacular. La barrica ha dejado el protagonismo a la uva. Un vino redondo? Diría que sí. Un vino de gran elegancia. Alguien lo comparó con una bella canción de jazz. Totalmente de acuerdo.

Y por último, algo muy especial. Una vuelta al pasado para tomar impulso cara al futuro. Un clarete al cincuenta por ciento de uvas tintas y blancas. Mucho poliamor para reconciliarnos con los vinos naturales. Merece la pena disfrutar de las palabras del poeta del vino que es Joan Pallarés. Os dejo el enlace…

https://elpais.com/elpais/2017/12/26/eps/1514291179_771545.html

Gorka es el espíritu del vino de antes en la copa de hoy

Las caras, los comentarios de los asistentes. Pureza, honradez embotellada. Vino para emocionarse, para sonreír. Para sentirse uno niño otra vez. Un fin de fiesta para una tarde donde el corazón inmenso de Gorka habló a través de sus vinos. Y nos hizo felices… Aquí una muestra de ello. La cara lo dice todo! Gracias, Gorka. Gracias, Roberto…

Calp, Calpe y sus múltiples encantos. El restaurante HYDRA, uno de ellos.

En un día no muy propicio en el que los dioses laicos habrían aconsejado una honrosa retirada nos vamos camino de Calp. Me informo por Facebook para ‘ver’ qué me puedo encontrar. Todo muy aséptico. Nada que te llamé la atención, que te toque la fibra. Hace muchísimos años que no iba por allí. Recuerdo que me gustaba. Pero Altea se encargó de robarme el corazón! Hace frío cuando llegamos. Luz invernal, final del paseo. Un pequeño acantilado. Aire del mediterráneo que limpia todo y que da la vida. Y nada más acercarnos ya sé que va a ser un gran día. La energía del lugar te acaricia. Nos quedamos ensimismados sin entrar y Encarna, la propietaria, sale a por nosotros con una inmensa sonrisa. Hay una terraza deliciosamente kitsch que pide sentarse a beber unas burbujas, quizá un rosado, y dejarse llevar. Paz, sosiego. Plantas que reciben cariño y lo dan. Aromas de cocina ‘entrañables’. Decoración tranquila, cálida. Felicidad. Sí. Se respira felicidad.

Una vez dentro se me confirma todo. Es un lugar con mucha alma. La sonrisa de Encarna lo inunda todo. Nos deja ‘en manos’ de su encargado, Antonio. Buenas manos. Nos presentamos. Profesionalidad, cercanía… Vuelve la anfitriona y nos presenta a la responsable de esos aromas capaces de despertar tantos elogios por nuestra parte nada más entrar. Su madre!!! De tal hija tal madre se podría decir! Todo sonrisa, corazón, alegría contagiosa… La relación de ambas es algo muy especial que Encarna me explica en la larga, larga sobremesa.

Una cerveza para ir ‘relajando’ los sentidos y deseando que empiece todo. Intuyo que va ser un auténtico lujo. Nos comenta la hija que nos va a hacer de principal un arroz con almejas, percebes y canaillas… En fin, el enunciado promete. Nos sentamos sin ella y empiezan a aparecer viandas. Lujo. Todo.

Absolutamente todo casero. Elaborado por ellos o familiares. No me puedo resistir a probar los encurtidos. Intuyo que son pencas uno de ellos. Me lo confirman. Ya no tengo dudas. Voy a ser un privilegiado hoy. Quien es capaz de hacer algo así, convertir unos ‘humildes’ encurtidos en algo tan importante, es alguien especial, con un alma que lo impregna todo. Deseando que se siente Encarna! Todo llama nuestra atención, todo despierta nuestros sentidos! La entradas son un festival de sabores. Sabores de antaño, hechos por una madre que ama los fogones. El all i oli, de mortero. El pan, artesanal. Nos comenta que a raíz de estar estudiando sumillería en el CDT de Denia el tema de vinos también quiere darle su ‘toque’. Volvemos al alma. Para ella éste es un ingrediente primordial.

Y llega el arroz en un perol de barro humeante.

Me sentía cual Ratatouille!!!. Había para el doble de personas!. Incluso frío era algo delicioso! ‘Hubo’ que acabar con él, sin mucho esfuerzo, todo hay que decirlo. Me recordaba a la mejor arrocera que conozco. Mi madre. Meloso, los ajos tiernos llevando en volandas al conjunto… Mucho cariño había en ese plato, en toda la comida, postres incluidos.

Y para acompañar el momento extático, la ‘armonía’ de un mago como Felipe Gutiérrez de la Vega…

Y la música elegida por ella arropando el conjunto en maridaje perfecto durante toda la velada.

La noche era cerrada cuando muy a nuestro pesar hubo que dar por finalizada esta experiencia para los sentidos. PD. El destino me hizo ir en un día que pintaba en oscuro, pero acabó radiante. Gracias, Hydra por conseguirlo!. Gracias, Encarna, por compartir tu alma en un lugar que es mucho más que un restaurante.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑