Juan José me comentaba hace pocos días los inicios de la relación comercial con esta joven bodega, pero ya con un sólido prestigio internacional . La historia concreta es muy bonita.  Algún día seguro que la contaré,  por descontado.
Donde iba. Cuando he visitado bodegas y otros negocios,  es digno de comentar el trato recibido,  el cariño recibido.  Mi preocupación máxima es que cuanto menos todo siga igual después de mi paso. Hay una responsabilidad muy grande. Son muchos años los invertidos en relaciones humanas,  en personas, como para fallar en este punto tan vital. Y ese es el mayor patrimonio que podemos tener. 
El trato recibido por parte de la familia  Rodero, Paco,  Conchi y su  hijo  Javier,  y de Paco Casas,  el hacedor de estos vinos tan deseados y admirados, ha sido de un cariño indescriptible. Como decía Juan José:, ‘muchos años después, lo  que sigue primando es la persona…’.  Gracias por tanto recibido…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado desde WordPress para Android