Llegó el día. Nunca pensé que escribiría sobre música. Aunque la música es parte de mi  vida. Es oxígeno, es libertad, es alegría, es sentimiento, es un refugio donde ser tú mismo, es una de las formas de ser completamente libre, es una comunión con lo mejor del universo. Bueno, es todo eso y mucho más…🙂. Esta mañana acudo a mis suscripciones de You Tube en busca de alguna sorpresa de la gente a la que estoy suscrito. Y al poco me encuentro con siete californianos emisarios de los dioses. Una canción bastó para enamorarme. Hacía tiempo que no sentía ese amor musical al primer compás! :)… Corazón feliz, ojos vidriosos de alegría,  de placer… Vamos, que me sentía un  Stendhal cualquiera! .
Siempre me maravilló el poder de la música. Según me hago mayor me reafirmo en ello. Acto seguido busqué su único CD en Spotify… Lo estoy escuchando ahora mismo… Menos mal que estas líneas no las escribí habiéndolo escuchado previamente!!!… Habría sido un texto mucho más laudatorio y quizá excesivamente ‘dulzón’.:). PD. Sólo espero hacer feliz a alguien con mi’ descubrimiento.’
Otra PD:) Espero que te guste…🙂

The Family Crest: NPR Music Tiny Desk Concert: http://youtu.be/3OTnUlUox-U

 

Texto: Agustín  C Piqueres

Publicado desde WordPress para Android