image

Nos recibe un  cielo bello,  poderoso. Cada día me gusta más esta tierra. La Ribera del Duero engancha. Y mucho. Paisajes diferentes. Gentes diferentes. Terrenos de diversidad infinita. Una sobriedad en sus gentes no exenta de amabilidad que se agradece. Cuando se abren la amistad fluye de una manera espectacular. Como decía,  llegamos a la bodega y nos reciben con los brazos abiertos. Aurora, la enóloga,  Armando, tema comercial… Muy buena gente. Lo mejor de estos viajes: las personas. Te llevas un tesoro de cada sitio nuevo.
Están en Olivares de Duero. Creo que Juan Cuatrecasas Asia detalla perfectamente qué  es esta, qué  nos ofrece:

               http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2014/07/bodegas-y-vinedos-tabula-damana-5-2012.html?m=1 
” todos sus vinos me están pareciendo rotundos, plenos de vinosidad, con una franqueza varietal y un equilibrio, dignos de elogio.
Uno de esos valores seguros, una de esas bodegas con las que siempre se acierta cuando en una comida ó cena de amigos, le toca a uno elegir el vino de la carta en el restaurante.”

Qué  más se puede pedir a un vino,  a una bodega? Y lo  mejor todavía está por venir. Seguro. La visita acabó en una comida distendida donde la amistad campó a sus anchas.🙂. Una lluvia benefactora nos despidió… Prometimos vernos pronto. Lo haremos.
Gracias por unas horas entrañables…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

#vscocam

Publicado desde WordPress para Android