Emilio Soler Pascual, profesor del Departamento de Historia Medieval y Moderna de la Universidad de Alicante. Estudioso de la historia en general y eminencia de la de Alicante en particular, sus escritos dominicales en el Diario Información hicieron durante años mucho más amena la lectura informativa provincial.
Este erudito afable, cercano,  amable, fue cicerone principal en una tarde memorable en el MARQ alicantino,  un espacio que cautiva. Me sentí cual alumno de la Antigua Grecia escuchando al venerable maestro a la  sombra de milenarios olivos. Un lujo escucharlo hablar sobre la historia de nuestro Alicante y sus comarcas. Y lo mejor,  la forma de transmitir. Sin ambages. Directa. Tenía guardada una entrevista que le hicieron hace algunos años al profesor. Con estas pinceladas conoceremos un poco más al personaje. Hablando de nuestra ciudad maltratada comenta algo que lamentablemente ha ido in crescendo,  “la sensación de que la ciudad tristemente ha perdido en la edad que tengo , casi todas sus señas de identidad a nivel patrimonial, humano, económico y, sobre todo, sentimental. No me reconozco en esta ciudad actual que ha suplantado a aquella habitable en donde todo el mundo se conocía”.
Nacido en la capital condal, recuerda el primer sitio donde residió con su familia al llegar a la  capital alicantina: “Mi barrio, desde que llegué a Alicante allá por el año 1953, siempre ha sido el Pla del Bon Repós. Primero en la Calle Barcelona (curioso, nací allí), donde estaba el “Cinema Pla”, al que asistía cada tarde porque cambiaban de programa doble y donde conocí a John Wayne, me enamoré de Kim Novak y me tronché de risa con los Hermanos Marx. Más tarde, en “Harold Parres”, a espaldas del Club Atlético Montemar, hacíamos cola esperando a los marinos yankis que iban a jugar al béisbol, para pedirles chicles, algo inexistente en la España de la época.”. Parece que han pasado 100 años… No hace tanto…
Un comentario que me hizo daño por su veracidad fácilmente comprobable versa sobre el interés de nuestros universitarios respecto a la Historia: “Debo reconocer que soy bastante pesimista respecto al interés que la Historia, en general, despierta en nuestros universitarios. Por poner dos ejemplos concretos, es difícil encontrar a alguien que sepa decir algo sobre Jorge Juan, salvo que es el nombre de un Instituto.Por no hablar de Balmis, alicantino introductor de la vacuna de la viruela en América del Sur y Filipinas. Claro que, por otro lado, ellos/as tienen conocimientos superiores de internet y cosas de esas que, a muchos docentes, nos suena a herejía y ciencia ficción…”
Para finalizar estas líneas,  sólo un recordatorio. Cuando empezamos la visita, rodeando al maestro (prefiero el término), un cuadro de una batalla contra los franceses a su espalda, historias sobre el Alicante del siglo  XIX,  el castillo de San Fernando, la Iglesia de Santa Maria, mil y una anécdotas salían  de su boca… Me emocionó… Sólo me queda dar las gracias por la tarde pasada, Maestro…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

de Cymera

Publicado desde WordPress para Android