Tardes como la de ayer en la Escuela de Catas me recuerdan porqué  amo el mundo del vino. Personas como el profesor – bodeguero –  investigador,  Juan Carlos  Sancha  son responsables de ésto. Su respeto a la tradición, a la tierra,  a nuestros antepasados hacen mucho por el mundo del vino. No todo está perdido. Merece la pena luchar. Tras años de destrozos salvajes en el mundo de la Viña, se vislumbra otro presente,  otro futuro.
Su charla fue amena,  profunda,  sin  concesiones a la galería y con un mensaje claro. Respeto a o que nos enseña el pasado,  ecología, amor a nuestra tierra. Muchos bodegueros estuvieron presentes creando un ambiente muy distendido a la  par que enriquecedor. Catamos algunas de sus creaciones y a mí  particularmente me enamoraron. Por qué? Porque se notan que están hechos con el alma. Gracias a todos los asistentes y gracias a Juan Carlos por ilusionarnos con los pies en el suelo.
Os dejo un resumen visual de lo  vivido ayer tarde. Creo que es mejor para hacernos una idea sin error posible …

Texto by Agustin  C Piqueres

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

de Cymera

Publicado desde WordPress para Android