Como colofón a una mañana sumamente enriquecedora en la Bodega Salvador Poveda, en buena parte por la exquisita amabilidad y cariño con el que fuimos tratados por Rafael Poveda y su sobrino Salva, continuamos nuestra jornada enogastronómica de  este  pasado pasado en un sitio muy especial. El Xiri, en Monovar. Hacía mucho tiempo que no me acercaba por la casa donde ejercen sus artes Josep Palomares y su compañera Susi. Últimamente he vuelto varias veces. Sigue siendo un sitio especial. Comida honrada en extremo y trato dulce  por parte de esta gran pareja y todo el servicio. Es de esos lugares en los que las personas que están al frente lo hacen entrañable. El almuerzo fue de lo más agradable y la compañía, el ambiente, diría que perfecto. Los gazpachos fueron aclamados, los vinos estuvieron a un nivel altísimo, llevándose de maravilla con las viandas.
Mención aparte voy a hacer del arroz. Soy fanático, forofo, amante entregado del arroz en todas sus variantes. Sobre todo del de mi madre.🙂. Esto es bueno… y malo!. Me gustó mucho, mucho el de Josep. El sabor era profundo, sabroso.
Rematamos con una toñas excelsas de El Fornet… y de vuelta a Alicante.

Un día enriquecedor a todos los niveles. Y quisiera hacer una mención especial a un ser muy pequeño que con su sola presencia y sus paseos aportó mucho. El pequeño Lucas.🙂

Texto by Agustin C Piqueres

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

de Cymera

Publicado desde WordPress para Android