Lo tengo comprobado. Cuando un personaje tiene más enjundia,  más fama, más accesible es. Más humanos, por así decirlo. Luego te encuentras por esos mundos a personajes que se sienten dioses sin ningún motivo más  o menos objetivo. Hace unos meses, el famoso y mundialmente conocido chef escocés estuvo rodando en la bodega de Enrique Mendoza un capítulo de Pesadilla en la cocina. Era algo top secret, literalmente, con prohibición expresa de la productora de publicar ninguna foto. Sólo estábamos Pepe Mendoza, el genial enólogo alicantino, sus hijas y el patriarca, Juan José Sellés, gerente de Bardisa con su hija (fan declarada del rubio escocés!🙂, y el que esto escribe. Fue una tarde de lo más agradable… Gran persona este laureado cocinero… Gran persona…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado desde WordPress para Android