image

Siento mucho cariño hacia Vicente Castelló y su estirpe. Es parte de la historia es mi vida. La barra del NOU MANOLÍN siempre ha significado para mí un ejemplo de cultura gastronómica,… y de  cultura empresarial. Recuerdo conversaciones con Vicente sobre el mundo de la hostelería que me marcaron. Hacía algún tiempo que no pasaba por este templo del buen comer y qué mejor que con este grupo de apasionados del buen yantar y de  la amistad que comanda con una finezza digna del mejor de los florentinos Toño Palacio. Me refiero a ‘Alicante, hablamos de restaurantes?’. Recuerdo la primera conversación que tuve con él sobre que quería hacer una comida con los miembros del grupo. Todo ha ido in crescendo. Se ha creado una adicción muy recomendable. Estamos deseando que se organice la siguiente reunión de amigos, porque eso es lo que es, ágape tras ágape.
Pues bien, allá acudí este pasado sábado. Llegué un poco antes. Quería hacer unas fotos y disfrutar de ese templo que es su barra… Sublime. Sencillamente…

image

image

image

image

image

La orquesta sonaba de maravilla. Todos los camareros seguían la partitura de memoria. Lo que se mostraba era auténtica porn-food. Una orgía visual tremendamente excitante. Pero había que subir a nuestra reunión. Un placer ver a la gente. José Juan Castelló, (el patriarca tiene que estar muy contento, mucho) nos recibía uno a uno. Todo presagiaba que iba a ser un día especial.

image

Un aperitivo previo para ponernos al día y… empezó el festival… Toño me preguntó qué me parecía el menú. Sobre el papel me pareció fantástico … También me comentó que José Juan se había implicado personalmente en que todo saliese perfecto. Literalmente así fue. Servicio implecable, todos a un nivel impecable. Sumilleres formados en la Escuela de Catas que me dio una alegría inmensa saludar… Vinos que fueron excelentes compañeros de baile de las viandas.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Presentación, sabor, texturas… Todo estuvo a una altura digna de los más grandes. Creo que los alicantinos tenemos que sentirnos orgullosos de tener familia como los Castelló , Vicente, y sus hijos José Juan y Silvia. Hacen felices a mucha gente con su trabajo. Gracias por un día de lo más agradable y gracias, Toño, por tu trabajo desinteresado invertido para ofrecernos momentos memorables en torno a una mesa…

image

image

image

image

image

image

Publicado desde WordPress para Android