Salón de Gourmet 2016. Una gran cita del mundo de la Gastronomía me reconcilia con la uva verdejo, más bien, me la redescubre gracias a una gran bodega vallisoletana y a una enóloga. Hablamos de Viña Mayor y de Almudena Alberca. Un tandem que dará mucho que hablar y que de momento, ya ha dado sus primeros frutos. Hace un año se incorporó esta zamorana, que en breve formará parte del selecto grupo de los Master of Wine, como Directora técnica de Viña Mayor para Ribera del Duero, Rueda y Toro. Pese a su juventud, tiene en su haber la creación de algunos de los vinos más puntuados de nuestro país. Una alquimista de la noble uva que da un sello muy personal a sus vinos. Pone el alma en cada uno de ellos, siempre en busca del placer, de un placer entendible por parte del consumidor final.
Pues bien, tuve ocasión de catar sus tres primeros pasos en Rueda en un lugar ciertamente ‘especial’ por lo atípico. Concretamente en uno de los box donde se almacenaba todo lo necesario para la fantástica master class que tuvo lugar pocas horas después a cargo de un gran enólogo que lleva la Rioja en su adn, Roberto Rodríguez, de Bodegas Palacio, junto al maestro de maestros, Custodio López Zamarra. Pero esto es otra maravillosa historia que requiere un post propio…
Sorprendentes me resultaron los tres vinos. Viña Mayor Verdejo, Caserío de Dueñas Verdejo Superior 2015 y Caserío de Dueñas fermentado en barrica 2014. Me he reconciliado con la verdejo. Literalmente. El primero, Viña Mayor, fresco, divertido, alegre. El Superior, hace honor a su nombre, pero con mucho respeto a su joven hermano. Finura, complejidad entendible en todos los sentidos. Perfecto compañero para cualquier ocasión. Y el último, el Caserío de Dueñas fermentado en barrica. Cuerpo, volumen, textura, elegancia. Su paso por la madera y su fermentación hacen que el placer sea máximo.
Finalizando. Gracias a esta gran pareja, bodega y hacedora de vinos, por demostrar que otro Rueda es posible…

image

image

image

image

image

image

image

image

image