Se le emparenta con la cabernet franc. Sea como sea, una uva capaz de darnos vinos muy elegantes. Poder y sutileza a un tiempo. El Bierzo, esa isla de frontera que cobija esta joya. Y grandes enólogos están consiguiendo relanzar esta zona tal como ocurrió con el Priorat. Vinos con alma, con historia ancestral a sus espaldas. Con terroirs muy marcados y con un futuro sin límites gracias al mimo de sus hacedores. Este es el camino en medio de la uniformidad reglada y fomentada por muchos organismos públicos.

http://www.winemag.com/2016/05/25/the-411-on-mencia/