Facebook me recuerda este artículo que escribí para una revista hace un tiempo.  de una historia gatuna… O era sobre algo más que un gato?… 
“​Apareció en nuestras vidas inundándolo todo con su escultural porte. Todo en él desprendía belleza, sensualidad, y porqué no decirlo, seguridad. En la pareja quedaban rescoldos apenas de un pasado que creyeron feliz con lo cual, él lo tuvo fácil. Al final del día, ella se sentía cada vez más atraída por este Adonis. El ‘otro’ sabía que no tenía nada que hacer ante esa mirada seductora a la par que maligna. Se preguntaba, cuando se refugiada en la intimidad del baño, cómo era posible que ella no viese ese alma diabólica que reflejan sus ojos!!!. ¿Es que estaba ciega?. El fue muy hábil, y sabiéndose ganador de ese trío, no se contentó con ello sino que fue sádico en su triunfo, haciéndole la vida imposible a su contrincante. Pero un día todo cambió. De la noche a la mañana se quedaron solos. Ella desapareció en su diáspora particular y los antiguos contrincantes compartieron silencios embarazosos, procurando no coincidir. Fueron muy pocos días. El otrora vencido le ‘invitó’  una tarde a dar una vuelta en tono falsamente amigable. Jamás pudo sospechar lo que le esperaba. El bello felino de angora fue entregado a otra familia deseosa de recibirlo, y tuvo que soportar ver cómo se alejaba en coche el que nunca fue su amo, con una leve sonrisa…Jamás supo nada más de la ex-pareja a la que estaba Unido en muchos y felinos sentidos…”