Silencio. Te escuchas a ti mismo. El aire mece tus pensamientos. Tienes un vacío, una laxitud adictiva. El tiempo pasa lentamente, gozosamente. Te sientes limpio de alguna manera. No quieres pensar. De hecho no puedes. Sólo sientes. Y te sobra todo…