Empezamos con unas palabras del Master of Wine español, Pedro Ballesteros publicadas hoy en su muro feisbuquiano:

“Great day for Spain. We have now two candidates, Andreas Kubach and Fernando Mora Aiws having passed the exams, just pending Research Paper to become MW. Two other candidates, Almudena Alberca Martin and Jonas Tofterup passed the Practical Paper. The ones who did not succeed this time are perfectly able to do it next time. And new students are getting in the programme..  We advance….objective 2020: 10 new MW to accompany Norrel Robertson MW in the Spanish scene, and taking Spanish wine to higher heights…” 

Quién es esta pequeña inmensa mujer?. Una hacedora de vinos, una alquimista sin igual. Técnica, perfeccionista a la par que soñadora. Siempre en busca del vino sincero, respetuoso con la tierra que lo mima, que lo pare. La conocí en una tarde ciertamente ‘dura’ en la Escuela de Catas alicantina. Después hubo una cena que hizo olvidar esos malos momentos. Vino y mucha conversación nos guiaron. Ahí nació una amistad desnuda, sincera. Y viajes a sus zonas donde elaboraba vino para hacer reportajes. Recordamos cada vez que nos vemos una cata de sus vinos zamoranos. Le dije que no me entusiasmaban. Se molestó. Yo habría sido más radical en el enfado!!!. Pero el recuerdo de ese vino permanecía en mi memoria … Su recuerdo fue in crescendo. Lo volví a probar. Me enamoré. Era una bomba directa a los sentidos. Me recordaba a los grandes toscanos. Le llamé, se lo conté,  y se empezó a reír. La humildad, la simpatía que brota de su interior más profundo,  sus vastos conocimientos, son su mayor patrimonio. 

No ha tenido un camino fácil. Ser mujer no le ha ayudado mucho en un mundo demasiado machista a veces. No ha sido tampoco una persona de moverse en terrenos llamémosles ‘subterráneos’. Su tarjeta de presentación siempre han sido sus hijos, sus vinos. Y eso no se puede alterar, por mucho ‘ruido’ mediático que otros hagan. Ahora anda metida en un gran proyecto, con una gran bodega, con un gran grupo a todos los niveles, Hijos de Antonio Barceló. En concreto, Viña Mayor. Muchos tampoco entendieron su decisión. Pero como buena castellana, ella es recia, dura. Honesta, consigo misma en primer lugar. 

Y a partir de ahora qué?. Pues acariciando el Olimpo de los sabios del vino. En breve, pasará a formar parte del selecto club de los Master of Wine. Y como dice el inmenso de Pedro Ballesteros, uno de los profesionales que más hace por el vino español, será algo fantástico para el vino de estos lares contar con una MW como ella. 

Y Almudena?. Pues seguirá paso a paso, con su sonrisa perenne, ganando adeptos para el maravilloso mundo del vino. Un lujo poder llamar Amiga a alguien como ella… 


#cymera