Personas como Pedro Ballesteros habría que llevarlas por los colegios, por las Universidades, por las DO patrias dando ‘amenas charlas’ donde conseguiría adeptos para la causa del Vino, del vino como algo fundamental de nuestra cultura como pueblo, como sociedad. Cada vez que he estado con él produce en mí un efecto de reafirmación  en mi pasión, en mi admiración por el mundo del vino y sus gentes, por todo lo fantástico que conlleva. Y me hace ver que hay que rescatar al vino de manos de todos los que lo han dejado maltrecho, de todos los ‘entendidos’ que lo han hecho parte de su gueto triste, lleno de vocablos y postureos múltiples falto de alma,  de sentimientos. Y qué es el vino sin esto último?. Nada. 


1).La gran belleza del mundo del vino es que siempre está lleno de contradicciones

2).Creo mucho en las catas a ciegas, las de verdad. 

3).El vino genera pasión. 

4). Hay una manía en los gurús del marketing en uniformarnos a todos… Pero el consumidor es un infiel patológico que cambia continuamente de marca, un romántico terrible. 

5).Los compradores de supermercados y los de tiendas especializadas deben coexistir en un equilibrio de fuerzas. 

6).El vino es un gusto más complejo que requiere cierta madurez e introversión para recuperar esa naturaleza perdida.

7). A los jóvenes hay que darles un entorno digno en el que desarrollarse como personas y aquél que quiera llegar al vino lo hará por sí mismo.

8).El vino es chovinista y conservador. 

9).El brexit no va afectar al vino. 

http://sobremesa.es/not/2596/pedro-ballesteros-y-sus-9-reflexiones-en-torno-al-vino-/?utm_source=Newsletter+Sobremesa&utm_campaign=661675410a-Newsletter_Sobremesa_RSS1_27_2015&utm_medium=email&utm_term=0_d452e06e54-661675410a-200651393