Prometía la noche, como así fue . Un sitio muy joven pero con infinito sentimiento . Raïm.


Un lugar donde la gastronomía , donde el vino van de la mano. Una cocina de fusión con la premisa del sabor cual mantra rector. Unos vinos que te hagan sonreír , que te aporten momentos de felicidad . Vinos con personas de carne y hueso detrás . El servicio , cercano y profesional . Y la música envolviendo todo. Así se crea una experiencia , una experiencia Raïm . Pues bien, ayer se ‘fusionaron’ tres platos diseñados por Ernesto Frutos más el postre a cargo del propietario y sumiller del local, y cuatro vinos elegidos por alguien con una sensibilidad muy especial dentro del mundo del vino . Hablamos de Pedro Ruiz Belda y su joya del vino llamada Tiza y flor. Él  iba a ser el encargado de presentar los vinos. Un maestro de ceremonias único. Los vinos de Raïm van todos en esta línea . Vinos de pequeñas producciones , de pequeños viticultores. Vinos que cuando los pruebes no te dejen indiferente . Vinos que te emocionen , que te cuenten historias . . . 

Y empezó el festival. El primer vino, el Ariyanas . 


Una pareja holandesa vino a España. Compraron una casa en la Axarquía malagueña que tenía algo de viñedo. Ahí empezó una maravillosa historia que pudimos vivir y beber con este moscatel seco tan fino y elegante como los que lo elaboran. Hecho con sus lías . Sólo 12 grados . . . Sencillamente bestial. Adictivo podríamos decir. El plato, unas lentejas con yogur griego y pipas de calabaza . 


Pedro y yo, (estaba a mi diestra) , nos dimos cuenta que el comino y la moscatel casaban perfectamente !🙂. 

Empezaba muy bien la noche. . . Muy bien . De aquí pasamos a un blanco de la Tierra de León . Carroleón. 


De uva albarín fermentado en barrica. En este caso, una familia que lleva generaciones haciendo vino. La madera simplemente acaricia al vino. Como dice Pedro , “la madera debe ser un condimento, no un ingrediente . ” . Un vino diferente al anterior con unas notas avainalladas que lo redondeaban francamente bien. Aromas lácteos , albaricoque , plátano , piña se sumaban al conjunto . Cada día me cautivan más los vinos blancos. Los vinos blancos son más entretenidos que los tintos . Cuando éstos pasan por la madera se unifican en cierta manera . El plato cuál fue ? . Un salmón con un marinado escandinavo , con sémola , turrón , clavo, albahaca . . . 


Orgiástico el plato? . Un rotundo sí ! . Sabor sublimado de la mano del vino leonés ! . 

Ya estábamos entregados . Qué vendría ahora? . Nos fuimos a Cádiz . Petit Forlong es el nombre.


 Otra pareja que compró la finca de un británico a la que le mantuvieron el nombre ‘sólo’ añadiendo una ‘g’ al final!🙂. Los viñedos plantados en el maravilloso suelo de albariza típico de la zona. Como curiosidad , el mismo que en la zona de Champagne . Syrah , merlot y tintilla de Rota(la graciano norteña ! ) su armonioso conjunto  . Elaborado en tinajas de barro y posterior crianza en roble francés durante 6 meses. La tintilla aporta una más que interesante  acidez  que equilibra el conjunto . Vino fresco en el que la madera respeta totalmente a la fantástica fruta. El plato en este caso? . Muslo de pollo relleno con chufa, brócoli , manzana , pera , hoja de mostaza. . . 


Delicadeza , sabor, textura? . Algo que emocionaba ! . Otra combinación ‘especial’ descubrimos Pedro y yo ! . La chufa y la syrah van de maravilla!🙂. 

Y llegó el fin de fiesta , porque fue eso , una fiesta. El postre. Una’falsa’ tarta Tatin de pera y caramelo con hojaldre. 


Placer! ! ! . Y el vino? . Nos fuimos a la vecina Portugal . Un reducto único de grandes vinos son nuestros hermanos lusitanos. De momento , a precios muy asequibles . Pero cambiará rápidamente . Alambre . 


Moscatel de Setubal . Una acidez maravillosa para algo sutil en extremo . Café, chocolate blanco, fruta de hueso. . . Cuatro años de barrica. En fin!. Placer compartido con un gran postre. 

Noches como la de ayer, enamoran , te hacen amar al vino, a la Gastronomía . A los grandes momentos que nos hacen vivir.