Guía Repsol. Sus anhelados  soles. Un gran grupo alicantino. Grupo Gastronou. Vicente Castelló lo empezó  con su mujer. Los hermanos José Juan y  Silvia le han dado otra dimensión. Una dimensión muy, muy grande. Nou Manolín y Piripi, templos nacionales de la Gastronomía, con mayúscula. Y un joven de nombre Pópuli Bistró corre pausadamente con un cocinero que en muy pocos meses ha conseguido crear algo nuevo. Sí. Nuevo. Me gusta definirlo como un lugar en perfecta simbiosis con la estructura, con el alma del lugar. Una gran obra tanto interior como exterior del marido de Silvia. Un lugar que transmite paz requiere un cocinero como Alberto. Un hombre pausado, creador de equipos. Un hombre lejos de focos y alharacas huecas. Su tarjeta de visita es su comida. Nada más. Definición para su cocina?. Una cocina de una sencillez ‘engañosa’. Una sencillez donde sublima el sabor con grandes materias primas. Una casa de comidas francesa, rural, provenzal?. Me gusta pensarlo así. Un cocinero renacentista, culto en el más profundo significado del término, una persona  en busca de los pequeños placeres de su vida privada. Le acaban de conceder un preciado Sol Repsol. El grupo ya atesora cuatro en los tres restaurantes. Sinceramente, un hito que me temo que Alicante no valora en su justa medida. Y siempre me pregunto qué vinos van con una comida como la que el elabora. No soy de maridajes estrictos. Pero su cocina la asocio a vinos con alma, con mucho cariño detrás… Los rondeños de Friedrich Schatz, las mencías de Roberto Regal, las godellos y gewürtraminers de Señorío del Pas… 

Seguiremos viendo la progresión de este arquitecto del sabor… Límites?. Lo dudo.