Yanet  Strujillo. 


Sensibilidad extrema. Fusión innata. Un trozo de Perú integrado en el Mediterráneo alicantino. Su escenario?.  Wasi, con los añadidos Restaurante Fusión. Calidez en la música, luces, en el mismo edificio inclusive.


 Un lugar que Yanet se ha encargado de que te embruje… Como ella misma dice, hay muchos Perús. Pues bien, ella se ha encargado de hacer de embajadora de una parte muy bella, gastronómicamente hablando, de este gran país.  De su cocina salen sabores adictivos que acompañados de su música (vital para una armonía perfecta según mi opinión!) y de unos vinos con alma, con mucha alma son una combinación perfecta. Una breve y cambiante carta de vinos, sí,  pero capaz de hacerte disfrutar enormemente con su comida. 


Dejarte llevar por las artes de esta peruana con sangre negra y su templo de nombre quechua(por cierto, Wasi significa casa. Y así hace que te sientas)  es toda una experiencia que uno quiere repetir, y  repetir… Me gusta la fusión. Esta fusión. 

Anuncios