Una tarde con Pepe Mendoza y Toni Pérez de Gramona es garantía de placer, de aprender, de disfrutar del vino. Sin complejidades, sin adornos superfluos. Hacen fácil el mundo del vino, su comunicación, su transmisión. Son generosos. Comparten conocimientos de una forma que te llega de una forma sencilla. A fin de cuentas, no tendría que ser ésto lo habitual?. 

Alumnos de las diferentes promociones del curso de Sumiller éramos la audiencia. Una gran familia que sigue creciendo. Díez ediciones hasta la fecha. Comenzaron explicando qué son los Grandes Pagos de España (#GPE) y pasamos a hacer un recorrido por la Península por medio de 14 embajadores. Vinos blancos, del Centro, Sur y Suroeste, Noreste, Duero y Noroeste acabando con Jerez. Gramona, Belondrade, Pago de Vallegarcía, Can Ràfols dels Caus, Marqués de Griñón. Dehesa del Carrizal, Cortijo Los Aguilares, Mustiguillo, Propiedad de Arínzano. Más Doix, Aalto, Abadía Retuerta, San Román y Valdespino. Un abanico muy amplio como se puede comprobar. Diferentes zonas, suelos, uvas, formas de elaborar. Esto es lo más significativo. La ‘afortunada’ diversidad en un mundo cada vez más uniforme. 

Un placer haber sido guiado por ambos cicerones, Pepe y Toni. Uno salió con una sonrisa de la cata. Y eso me dio que pensar camino de la preceptiva ‘reunion’ posterior con amigos del vino para comentar cómo había ido la cata. Por qué la mayoría de los que formamos el mundo del vino se empeñan en complicarlo?, en hacerlo críptico, cuasi un gueto para iniciados o iluminados?. Tendrían que fijarse en esta pareja!. En unos días, segunda parte de #GPE!. 

#cymera

Anuncios