Un sitio de colores un poco ‘estrambóticos’ con un nombre, eso sí, atractivo. La Vaquería del Camp d’Elx. Una calle detrás de un bellísimo edificio, la Diputación alicantina. Un día entras y se abre un mundo ‘diferente’ a la norma. El trato del personal, cercano, afable. Un mostrador con multitud de viandas. Quesos, chacinas, jamones, salazones, leche fresca, laterío, vinos… Nos sorprende. Nos gusta lo que vemos, lo que sentimos. Unas mesas altas al fondo donde nos explican que puedes tomar todo lo que se expone. Y te topas con uno de los hermanos, con uno de los dueños. Juan Antonio. Un ilicitano que irradia cercanía, amabilidad innata. Nos comenta(la primera vez que fui hace pocos meses) que llevan menos de un año abierto. No doy crédito. Y a más inri, no vienen del mundo de la hostelería!. “Tenemos vacas y hacemos queso…”. Ya me ha cautivado. Es todo bondad, humildad. Paso a paso se han convertido en sitio referencial para muchos alicantinos. Entiendo el porqué. Pues bien, hace una semana organizaron una excursión en bus a conocer in situ las instalaciones, la vaquería propiamente dicha, en la partida ilicitana de La Foia.

image

 

image

 

image

 

Un domingo entrañable que nos confirmó que las cosas no suceden porque sí. Salimos en un autobús con el ánimo de pasar un domingo ‘diferente’, y así fue. Ramón y Juan Antonio, junto con las féminas de la empresa(parte fundamental del éxito de la Vaquería) hicieron que fuese un día cargado de autenticidad, de buenos sentimientos.

image

Nos recibieron los patriarcas, Ramón y Clara.

image

 

image

 

Sencillamente entrañables y orgullosos de sus hijos. Disfrutamos viendo lo felices que se sentían al vernos allí con ellos. Un fantástico almuerzo de lo más familiar sirvió para ‘confraternizar’ con los compañeros de viaje.

image

 

image

image

image

image

image

Todos compartíamos las mismas sensaciones. Muy contentos del recibimiento de los padres, de la mujer de Ramón,…

image

 

image

image

En definitiva, del ambiente que se respiraba.

Visitamos la quesería propiamente dicha con la ‘responsable’ de estas pequeñas joyas en forma de queso que salen de allí.

image

 

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Algunas hicieron queso inclusive como hemos visto☺!. Estuvimos con las ‘protagonistas’, las vacas, de lo más ‘felices’ como alguien dijo hace poco según nos comentó Ramón!.

image

image

image

image

image

 

Apenas 1.500 litros diarios son el origen de varios tipos de quesos que salen de sus coquetas instalaciones. La fiesta continuó en un restaurante típico de la zona donde junto a los quesos propios y demás viandas, también disfrutamos de los vinos con alma de Indie Spanish Wines. Vinos también de pequeña producción muchos de ellos, artesanales.

image

 

image

image

image

Baile posterior para un domingo que sirvió para conocer más de cerca, el porqué, la razón de ser de algo llamado, la Vaquería del Camp d’Elx. Auténtico ‘branding’, auténtica fidelización lo llevado a cabo por esta gente. A fin de cuentas, estamos necesitados de cosas auténticas, no?…

Anuncios