Uno busca sentirse sencillamente a gusto, protegido, cuando acude a un local… Y en un barrio tremendamente alicantino, de clase trabajadora como es San Blas, una pareja de altísimos vuelos profesionales y humanos, Cristian, con la inestimable ayuda de Valeria, han creado una pequeña isla donde disfrutar de muchas cosas. De la sapiencia cercana de dos sumilleres, de dos amantes del vino en los que manda el corazón. De productos para ‘picar’ de la mano de Valeria. Una plancha, una freidora… Y mucha sensibilidad, son suficientes para pasar un rato de lo más agradable… Y para desear volver a verlos, a estar con ellos. Apenas unos días abiertos, el Passatge un camino lleno de honradez con dos argentinos que son parte, una parte importante, del mundo hostelero de nuestra ciudad. Cristian y Valeria. Gracias por hacerlo todo tan fácil…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Anuncios