Una zona de la ciudad que merece uno y mil paseos, dejarse llevar por sus calles, por su historia. El casco viejo, el Barrio alicantino. Tras muchos años de desidia, la luz en forma de negocios con ‘encanto’ toma posesión pacífica (y bienvenida!) de esta zona única. Y este restaurante, San Telmo, es uno de ellos. Seguimos con santos. A espaldas del templo alicantino de San Nicolás se encuentra. Nada más cruzar la puerta de cristal te recibe un ‘argentinoalicantino’ que es ya parte importante de esta ciudad, Guillermo Guarc. Sabes, intuyes que vas a sentirte como en casa. Un local con mucha historia detrás. Una reforma que ‘muestra’ parte de nuestra historia para dos espacios que invitan a disfrutar del tema gastronómico como se merece… Grandes profesionales en la cocina y en la sala hacen que el tiempo pase ‘demasiado’ rápido. Honradez, honestidad, sabor… Se agradecen sobremanera espacios como este en Alicante.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

PD. Esta carne me hizo sonreír!. Placer sublimado!!!.

Anuncios