Otro día que sirvió para llenar nuestra ‘alma’ de buena gente, de buenos vinos. Otro día más, un joven, muy joven, que apoya los vinos con alma, los vinos artesanales. Hablamos de Roberto Madrona y su Rozely Coffee & Wines Y lo hace en un ambiente a veces hostil por su juventud. Suele ocurrir cuando alguien quiere discurrir por caminos poco transitados.

Centrándonos en el pasado lunes, tuvimos el placer de disfrutar de Gorka Mauleón y su forma de entender la Rioja.

Un informático reconvertido en bodeguero junto a su mujer Itxaso para suerte de todos los que amamos los vinos hechos con el corazón.

El local, lleno como cada cata de Indie Spanish Wines que organiza Roberto, pionero, pese a su juventud como decía, en estos vinos. Gente ávida de nuevas sensaciones, gente abierta a nuevas experiencias sensoriales en torno a Baco. Y ésto es algo muy bonito, muy enriquecedor.

Cuatro fueron los vinos de los que disfrutamos. Contó el cambio que supuso en sus vidas el mundo del vino. Abandonar un sueldo todos los meses para embarcarse en esta aventura con los viñedos familiares de la Rioja alavesa. Poco más que un almacén es su bodega. Se formó, se rodeó de grandes personajes del vino a todos los niveles. Y de ahí empezaron a surgir unos vinos únicos, deliciosamente únicos. Empezamos con un maceración carbónica ‘diferente’. Un vino como los de antes. Fresco, jovial, alegre. Para beber y disfrutar con los amigos. Cada copa pide la siguiente. Un vino al que la palabra ‘de diario’ le va como anillo al dedo! ☺.

El único blanco de la tarde, una Malvasía riojana absolutamente deliciosa. Que tristeza el arranque indiscriminado de tantas y tantas variedades autóctonas! Este vino sorprende, provoca sonrisas. Es un vino que llamaríamos ‘feliz’. Las caras, los comentarios de los asistentes… Estábamos ya entregados absolutamente a Gorka!

Un tinto con la madera ya perfectamente integrada, el Malaspiedras. Tempranillo con una cepa(una!) de garnacha!. Por cierto, otra uva arrancada sin piedad durante años. Esta añada es algo espectacular. La barrica ha dejado el protagonismo a la uva. Un vino redondo? Diría que sí. Un vino de gran elegancia. Alguien lo comparó con una bella canción de jazz. Totalmente de acuerdo.

Y por último, algo muy especial. Una vuelta al pasado para tomar impulso cara al futuro. Un clarete al cincuenta por ciento de uvas tintas y blancas. Mucho poliamor para reconciliarnos con los vinos naturales. Merece la pena disfrutar de las palabras del poeta del vino que es Joan Pallarés. Os dejo el enlace…

https://elpais.com/elpais/2017/12/26/eps/1514291179_771545.html

Gorka es el espíritu del vino de antes en la copa de hoy

Las caras, los comentarios de los asistentes. Pureza, honradez embotellada. Vino para emocionarse, para sonreír. Para sentirse uno niño otra vez. Un fin de fiesta para una tarde donde el corazón inmenso de Gorka habló a través de sus vinos. Y nos hizo felices… Aquí una muestra de ello. La cara lo dice todo! Gracias, Gorka. Gracias, Roberto…

Anuncios