Todo ocurre en su momento, todo cobra un sentido final. Esta ‘ayuda’ filosofal me viene a la mente mientras descubro a un Chet Baker sublime en italiano sonando en mis cascos. (https://open.spotify.com/track/4mJaCtUW9OsHsJ9eD8xmNL?si=arrV0Ra5QM6rwDfd99Shpw)

Mi buena amiga y muchas veces confidente, Maite Corsín, estuvo en la primera feria de vinos artesanales, de vinos con alma o como nos guste adjetivar este tipo de vinos. Pues bien, todavía analizando todo lo vivido y ya con nuevos senderos por donde discurrir, aparece Maite en el momento justo para mí. Después de un esfuerzo ímprobo por parte de un gran equipo de profesionales para crear en poco más de 30 días este gran evento del cual particularmente estoy muy contento, surgen preguntas que Maite ayuda a vislumbrar sus respuestas. Siempre que alcanzo una meta, un objetivo, disfruto de unos instantes de ello pero rápidamente viene el siguiente paso. Y con esta feria y el devenir de Indie Spanish Wines surgen varios caminos por donde transitar. Ahora toca elegir y rodearse del mejor equipo posible y hacer más grande este camino de los ‘vinos utópicos‘ (ya explicaré este término en su momento!).

Y como decía, Maite fue providencial con su artículo en medio de este brainstorming huracanado de estos días posteriores a la feria.

Allá vamos a diseccionarlo. Hablando de estos viñadores.

{Paisaje no les falta ni grandes historias personales, algunas de guión de libro, uvas autóctonas, vicisitudes, superación, corazón aprendizaje, caídas y hazañas, pero ahora necesitan nuevos modelos de rentabilidad para vender más y ser reconocidos entre los amantes de la agricultura de valor y el creciente círculo de ‘wine lovers’, deseosos de conectar y comprar estos “estilos de vid o estilos de vida”. Los anglosajones los acuñan como viñadores con “green style”.}

Me encanta una palabra. Monetizar. Hay que convertir la feria, este maravilloso movimiento que hay detrás, en algo que permita vivir dignamente. Es triste a estas alturas hablar de temas pecuniarios pero hay muchos que no lo entienden todavía refugiándose en lugares cuanto menos extraños.

Seguimos con el artículo. Muchas ferias surgen con una como la madre de todas ellas. El Raw londinense (extendido a otras ciudades ya!) de la Master of Wine francesa, Isabelle Legeron.

Es más que nada un movimiento y un credo que está haciendo mella para impulsar otros negocios. Y vamos a esto: ¿pueden ser estas supramarcas un negocio rentable?

Volvemos a monetizar! Muchas ferias, algunos egos en el sentido del “Yo lo inventé!!!”. Entonces, puede ser un negocio este entrañable mundo ‘verde’? Yo estoy convencido siempre que tengamos claras unas premisas. Nos jugamos mucho. Nos jugamos la existencia de grandes vinos y más allá, de una defensa de una filosofía más armónica con el entorno, y esto es vital. Sencillamente.

Veamos lo que dice Rafael del Rey, director del Observatorio del Vino. Éste las contempla a estas supramarcas “como un enorme reto y competencia para las denominaciones de origen debido a su flexibilidad, libertad y posibilidad de incorporar nuevas ideas y vinos irreverentes. ‘En el fondo, ante la imposibilidad de hacer una Marca España coherente debido al peso económico y marketiniano de las grandes bodegas, estas marcas globales son la mejor representación de nuestros vinos más actuales en el mundo, ya sean de viñadores, naturales o de paisaje’.

No es estimulante leer ésto? No ilusiona ver que algunos estamos en un camino excitante? Pero ya empiezan los egos rancios a buscar protagonismo en vez de avanzar todos a una. Por lo visto es parte de nuestro carácter ibérico.

Y Maite da en la diana.

Por eso queremos ayudar a detectar esas anomalías de estrategia y algunas deficiencias en estas marcas que hemos asociado a una escasa conciencia de ser marcas comerciales (después vendrá la poesía)”.

Identificación en medio de la jungla. Labor importante.

Los vinos, debido a su enorme diversidad en suelos, climas, regiones, cupajes y sabores necesitan una marca sí o sí aunque algunas lleven el nombre de su autor, que esto es otra marca“.

Hay un vídeo de un vodka muy ilustrativo del camino del que habla Maite. Y luego comparte unos consejos a todos los que estamos con estas ‘supramarcas’. Seis en concreto.

1)El cliente debe ser el centro de atención de estas marcas compartiendo una sola historia, una sola idea, una misma propuesta de valor, una sola imagen, y un mismo concepto de vino.

2)Hace falta un líder. Frente a los egos y tiranteces por compartir importadores o recetas, debemos dar prioridad a la diferenciación de la marca única“.

Tradicionalmente una marca con potencial tiene una bandera, un busque insignia”. Algunos no lo entienden. Los egos… Siempre el mismo invitado!

Qué lastre más inútil!

Y me encanta cómo acaba este punto: “Debemos tener en cuenta que siempre hay figuras que matan la idea en el grupo, pero que la mecha sigue encendida gracias a los motivadores y los visionarios”

3)… Además de ferias y catas deben la marca debe cambiar mentalidades para “comunicar todo el año” porque necesitan ser portavoces de esa nueva fislosofía, crear nuevos eventos con este sentido, o generar nuevas noticias.

4)Coherencia en todas las redes

Si no hay una historia común, la crearán otros y esto es un peligro hacia el lado de la subjetividad.

5)El estilo. Nuestra imagen.

Cuanto más sensorial, simple y accesible mejor. Esta imagen, nuestra forma de estar en el mundo y comunicar es la que nos recordará en nuestras catas, en las relaciones y protocolos con vendedores, nuestros mensajes o entrevistas y debates en redes“.

6)El desarrollo de una marca es dificílmente medible hasta que el comprador no identifique claramente el estilo de vinos, la imagen, la historia, la calidad o sus precios“.

Genial, incisiva, Maite Corsín. Artículo necesario. Siempre aprendiendo de alguien como ella.

Es hora de innovar, y esto no es utópico. Es poner en práctica la primera idea desde el presente que ya llevamos trabajado. Pero mirando al futuro. No podemos escondernos detrás del negocio y ya es hora de encarar que la innovación y la creatividad sólo viene fruto de vivir la diversidad y el grupo“.

En ello estamos algunos.

https://www.movingwines.es/supramarcas-de-vinos/

Anuncios